Nuestras partes del cuerpo analogas.

Cuerdas vocales y vulva. Tráquea y canal vaginal.

En la medicina china se trabaja a partir de la correspondencia entre canales y órganos. A veces para tratar ciertos desequilibrios en vez de trabajar en puntos más cercanos al órgano se trata en el punto complementario más lejanos.
El cuerpo tiene sus espejos. por ejemplo el cuello y las muñecas y tobillos. Las caderas y los hombros, los pies y las manos.
En las mujeres y personas con útero y vagina pues encontramos también estos espejos.
La tráquea y el canal vaginal, las cuerdas vocales y la vulva. ¿Podremos por ejemplo desenredar los “nudos en la garganta” masajeando nuestras vaginas?¿O la tensión de nuestras mandíbulas con nuestra pelvis?

Como compartí en este posteo, la voz es muy importante para el autoconocimiento, es una de las expresiones de nuestra energía vital, que nos permite expresarnos, vincularnos, crear. (si quieres ver más te invito a hacer click y ver el posteo y el ejercicio que dejó allí)

Lo mismo podemos decir con la exploración de nuestras vaginas, las tensiones que guardan, lo que no queremos sentir, transformar, la violencia recibida, lo que no damos, las barreras que hemos construido también se guardan en nuestro útero y se reflejan en los músculos vaginales y pélvicos.¿ La han explorado, han explorado su vulva, han tocado las paredes del a vagina, pueden notar diferencias, han masajeado sus vaginas alguna vez, que sucederia si mientras masajean su vagina, dejan que la voz se libere? y que se liberen tal vez emociones allí encerradas en el pecho o los pensamientos constrictivos de la mente.

Les propongo lo siguiente:
Para comenzar buscaremos un momento donde nos aseguraremos estar tranquilas, sin interrupciones, preparar nuestro espacio, el ritual del encuentro con una misma, con olores, música, lo que necesitemos, tendremos un espejo a mano también para vernos nuestra vulva si es que nunca la has visto.

Masaje vaginal breve. En la cama aunque también podemos realizarlo en la ducha.
1- ubica tu dedo gordo en tu vagina o si es más cómodo el índice/medio. Toca el lado derecho de tus músculos pélvicos y exhala con la intención de: entregar lo que ya no necesito.
2- Toco el lado izquierdo de los músculos pélvicos y respirarlo, en la próxima exhalación relaja con la intención de: entregar todo lo que ya no necesito.
3- vuelve a tocar el lado derecho de tus músculos pélvicos y respira a través de tu ovario derecho: Invito a la luminosidad de mi ovario a que inunde mi cuenco pélvico.Vuelve a inspirar y al exhalar deja que tu voz salga de una manera intuitiva.

4-Volver a tocar el lado izquierdo de mi musculatura pélvica y respirar a través de mi ovario izquierdo; Invito al resplandor de mi ovario izquierdo a que inunde mi cuenco pélvico.Vuelve a inspirar y al exhalar deja que tu voz salga de una manera intuitiva.

5- Ubica tu dedo en el centro de tu vagina. Inhala y contrae los músculos de tu vagina, en la próxima exhalación empujo los músculos de tu vagina. Vuelve a repetirlo pero ahora además de empujar dejo salir la voz nuevamente.
Respira a través del centro de tu cuenco pélvico tres veces diciendo estas afirmaciones: soy vida, soy resplandeciente, restablezco la comunicación con mi vagina, con mis deseos.
Y lo que te aparezca afirmar. Cierra agradeciendote por darte este momento.

Si te ha gustado, puedes compartirlo, comentarme, cualquier duda puedes preguntarme. Y si buscas un acompañamiento no dudes en escribirme.

Gracias por leerme.
Sara

*Ejercicios inspirados en “wild feminine”.


Leave your thought here